Cursos de Alemán en Viena

estudiantes de aleman en Viena

Viena es una ciudad que engancha. La capital de Austria tiene algo mágico con lo que conjuga a la perfección lo antiguo con lo moderno, la vanguardia con lo clásico, la tradición con lo rompedor. Ese algo hace a Viena única entre las ciudades europeas. Y es que Viena es música, cuna de grandes compositores como Strauss, Beethoven o Mozart; Viena es cultura, tiene más de 100 museos entre los que elegir. Es gastronomía, gracias a la influencia de platos procedentes de diferentes rincones del mundo. Sobran razones para visitarla y más para hacer de Viena el lugar ideal para realizar un curso con el que aprender o perfeccionar alemán.

Viena es una ciudad con un encanto especial que será el escenario de muchos recuerdos que no podréis olvidar; en vuestro viaje podréis disfrutar de una tarde tranquila en la ópera, un paseo por su casco antiguo bajo la atenta mirada de la catedral o bien tomar un café vienés acompañado por un pedazo de la deliciosa tarta Sácher. Qué más se puede pedir. Un lugar de cuento para un destino inolvidable.

Una imponente oferta cultural, fascinantes lugares de interés como también el acogedor ambiente vienés que puede vivirse en los cafés o Heurigen, típicas tabernas austriacas, proporcionan a la ciudad su fama mundial. Además, Viena también sorprende con otras peculiaridades: es una de las grandes ciudades con numerosas zonas verdes y que posee en su periferia espacios para descansar y entretenerse, como el bosque Wienerwald, el Praterauen o la Isla del Danubio. No se necesitan muchas más excusas para elegir Viena como destino.

La ciudad

Situada a las orillas del río Danubio, Viena es una de las ciudades europeas con más historia, la cual se puede palpar en un primer recorrido por sus calles. Además de una larga historia, cuenta con un importante patrimonio artístico. Durante el siglo XIX fue una de las grandes capitales musicales del mundo y a principios del siglo XX meca de la filosofía y el debate político de Occidente, así como uno de los principales centros culturales mundiales.

Se trata de la capital de Austria que, en la actualidad tiene aproximadamente 2 millones de habitantes.  Posee el primer puesto dentro de las listas de calidad de vida de ciudades del mundo, básicamente debido a su orden, limpieza, seguridad y alta eficiencia de los servicios públicos, así como por la variedad de opciones de educación, cultura y entretenimiento. Y todo ello pese a su clima, que

no es el más ideal. Los inviernos son muy fríos, con temperaturas medias en torno a los 0 grados centígrados y frecuentes heladas y nevadas, con récords por debajo de los 17 grados. Los veranos son suaves y húmedos y las temperaturas, si bien no son cálidas, pueden superar los 35 grados en algunas ocasiones. El otoño y la primavera son muy variables en cuanto a temperaturas, y con precipitaciones relativamente abundantes.

Actividades

Imprescindibles que te recomienda Speak & Fun

Viena está llena de atractivos y reclamos que hacen de ella una ciudad única. Es complicado elegir qué ver o hacer en una ciudad como ésta. Sin embargo, ahí van unas cuantas sugerencias.

  1. Montar en tranvía por Ringstrasse: El Ringstrasse es un bulevar circular de unos 5 kilómetros que rodea el centro histórico de la ciudad y donde se pueden admirar algunos de los edificios más impresionantes que ver en Viena. Una de las cosas que hacer en Viena es subirse en uno de los tranvías que hacen esta ruta para disfrutar de las vistas de algunos de los parques más bonitos y de los edificios que los rodean como el Parlamento, el Ayuntamiento, la Ópera, el Museo de Bellas Artes y el Palacio del Hofburg, todos construidos en diferentes estilos. Es un recorriendo de unos 30 minutos y es una buena manera de familiarizarte con la urbe.
  2. Escucha buena música en la Ópera Nacional: Cuando se está en Viena es inevitable recordar constantemente su ilustre legado musical. Sólo hace falta que echar un vistazo al dorado memorial a Johann Strauss en el parque Stadtpark o la profusión de tiendas de recuerdos llenas de objetos vinculados a Mozart en el casco antiguo. Así, un concierto en la impresionante Ópera Nacional debería estar en el primer puesto de una lista de cosas que ver en Viena. Por si fuera poco, en abril, mayo, junio y septiembre se muestran óperas y espectáculos de ballet en una pantalla gigante fuera de la Ópera.
  3. Un capricho en un café vienés: Aunque es cierto que hay mucho que ver en Viena, siempre es bueno tomarse un descanso y disfrutar de un café en una de las bellas cafeterías que jalonan sus calles. Te puedes sentar en uno de estos preciosos cafés todo el día, leer el periódico o debatir sobre la situación del momento como antes que tú lo hicieron Sigmund Freud, León Trotsky y muchos otros. Hay una enorme variedad de cafeterías que ver en Viena. Escoge una y, para completar la experiencia, te recomendamos que pruebes un trozo de tarta Sácher o strudel de manzana con nata montada.
  4. Subir a la torre de la Catedral de San Esteban: Se trata de una magnífica estructura gótica en el corazón de Viena que destaca con su torre de 136 metros y su tejado de tejas de colores. Para llegar hasta la cima de la torre sur hay que subir 343, tras lo que la recompensa es disfrutar de la increíble vista panorámica que te ofrece sobre casi todos los monumentos importantes que ver en Viena. También podrás ver de cerca el fabuloso tejado con su mosaico que representa el águila de dos cabezas imperial y el escudo de armas de Viena. Cuando hayas bajado, échale un buen vistazo a la catedral y no te pierdas el púlpito de piedra gótico decorado con sapos y lagartos que luchan los unos contra los otros en un enfrentamiento entre el bien y el mal.
  5. Visitar los palacios imperiales: Existen muchos símbolos del poder imperial de la dinastía de los Habsburgo que ver en Viena, pero uno de los más destacados es el Palacio Imperial del Hofburg, que fue el centro del imperio hasta 1918. Actualmente, es la sede oficial de la presidencia de Austria, pero el palacio se extiende a lo largo de varios edificios que incluyen los apartamentos reales, museos, la biblioteca nacional, un invernadero modernista con cientos de mariposas exóticas y la capilla en la que podrás escuchar al famoso coro de niños cantores de Viena. Visitar el palacio de Schonbrunn puede ser una de las cosas que hacer en Viena.
  6. Ver un entreno matinal en la Escuela de Equitación Española: Una de las cosas más curiosas que ver en Viena se encuentra en el complejo del Hofburg, donde se encuentra la Escuela de Equitación Española, con los famosos Lipizzanners, la raza de caballos más antigua de Europa. La precisión de estos elegantes animales blancos mientras hacen ballet en armonía con la música es algo que ver en Viena sí o sí. Es maravillosa la técnica de los jinetes que guían a los caballos a lo largo de su rutina diaria en esta sala barroca de 1729. Las entradas para las actuaciones de gala son caras y difíciles de conseguir, así que quizás podrías optar por ver cómo los caballos practican por la mañana por una fracción del precio.
  7. Maravillarte ante la peculiaridad de la Hundertwasserhaus: Cuando el artista Friedensreich Hundertwasser diseñó este bloque de apartamentos lo llamó “una casa en armonía con la naturaleza”. Al contemplarlo podrás decidir si este edificio excéntrico y pintado con colores brillantes lleno de ventanas desparejadas y más de 200 árboles y arbustos en sus balcones y terrazas está en armonía o no. El edifico abrió en 1986 y sus residentes tuvieron el derecho a decorar los alrededores de sus ventanas a su gusto, dándole este aspecto tan curioso.
  8. Divertirse en el Prater: El parque público del Prater, hogar de uno de los parques de atracciones más antiguo de Europa, muy cerca del centro de la ciudad es uno de los lugares imprescindibles de la ciudad si lo que buscas es pasarlo bien. Con unas 250 atracciones, hay mucho para entretener a los niños de todas las edades. Y subir a su noria gigante de 1897, que salió en El Tercer Hombre, es toda una experiencia. Pero el Prater es mucho más que un parque de atracciones que ver en Viena. Hace tiempo el coto de caza imperial, el Prater es un enorme espacio verde al que los locales van a hacer deporte o a pasar el día.
  9. Hacer un crucero por el Danubio: Hacer una excursión de un día en la forma de un crucero por el Danubio hasta el precioso valle de Wachau, que es Patrimonio Mundial de la UNESCO, es algo que dejará un recuerdo imborrable en tu memoria. Tómate un café o quizás una cerveza austríaca mientras tu barco se desliza junto a castillos de postal y pueblecitos rodeados de viñedos, mostrándote todo lo bello que ver en Viena. No te pierdas una visita a la Abadía de Melk con su sorprendente interior barroco y las vistas impresionantes del Danubio. Y si todavía no has probado un schnitzel, el restaurante de la abadía es un buen lugar para acompañarlo de un buen vino local.
  10. Dar un paseo romántico por los jardines del Belvedere: Si no tenéis bastante con Hofburg y Schönbrunn, Belvedere es el tercer palacio por excelencia de Viena. Sus jardines son espectaculares y en su interior se encuentra El beso, de Klimt. Este edificio no perteneció a los Habsburgo, sino que fue del príncipe Eugenio de Saboya, un general de gran prestigio y amante del arte.

Evaluaciones de nuestros estudiantes

Media: 8,97 / 10

Cantidad evaluaciones: 5

Evaluaciones Edad Nacionalidad Semanas Escuela Nota
35 España 2 ActiLingua Viena 8.75
43 Finlandia 1 ActiLingua Viena 8.70
41 Finlandia 1 ActiLingua Viena 9.05
34 Finlandia 1 ActiLingua Viena 8.57
57 Finlandia 1 Vienna 9.76