Lucia en la CN Tower de Toronto con una compañera de la escuela IH
20/01/2011
Escrito por Lucia M. de España

Tipo de curso: Standard English

El viaje

Pasaporte en mano me dirigí al aeropuerto de Madrid. Tras más de 24h  desde que salí de mi casa llegué a Toronto ¡con toda la ilusión del mundo! ¿Quién me iba a decir a mí cuánto iba a disfrutar en tierras canadienses?

No fue difícil moverse por el aeropuerto, está todo muy bien indicado. Cogí el autobús hasta la estación de metro más cercana y, una vez allí, no fue dificíl llegar a la residencia, ya que estaba a unos minutos a pie de Wellesley Station (y es muy fácil moverse por el metro).

La residencia

Se trataba de un edificio de 5 plantas dividido en apartamentos compuestos por tres o cuatro habitaciones individuales, baño y cocina a compartir. Su situación es excelente:  justo en frente de la escuela (solo era necesario cruzar la calle para llegar), en el centro de la ciudad. Asi que no utilicé mucho el transporte público. En la zona hay supermercados, tiendas, cines, bares y restaurantes. Si hacia falta moverse un poco mñas lejos a escasos minutos a pie está una de las principales paradas de metro, Wellesley Station.

En la residencia se creo un ambiente juvenil y multicultural muy agradable. En seguida, conocí a los demás estudiantes de la escuela que se alojaban allí, provenientes de todas partes del mundo. La convivencia fue muy gratificante: cada uno tenía su habitación independiente pero a la vez nunca estas solo. El único idioma común a todos era el inglés, así que debíamos utilizarlo en todo momento.

La escuela

El edificio principal de Sol Schools Toronto (International House) es un edificio historico de estilo victoriano, precioso y muy bien conservada. Cuentan también con aulas y oficinas en los dos edificios contiguos. Las numerosas aulas repartidas entre los tres edificios, que acogen a grupos de entre 10 y 12 estudiantes, repartidos según el nivel de inglés. En la recepción hay paneles informativos dónde anuncian todas las actividades culturales, excursiones y concursos que se realizaban cada semana, además de contar con la ayuda de la coordinadora de actividades.

En el Student Lounge de la planta baja los estudiantes se encuentran y se realizaban actividades. Tiene mesas y sillas para comer, una televisión y un futbolín. Es un espacio de ocio y reunión, donde en cualquier pausa te paras a charlar un rato con los compañeros. También hay una sala de ordenadores y zona wifi para conectarte con tu propio ordenador.

Todos los lunes llegan estudiantes nuevos, que tras realizar la prueba de nivel, son repartidos por las diferentes clases dependiendo del resultado. Y desgraciadamente, todos los viernes había estudiantes que finalizaban su estancia y dejaban la escuela. Para despedirles hay una pequeña ceremonia de “graduación”: los profesores pronuncian unas palabras y hacen la entrega de diplomas. Un bonito modo de decir adiós a los amigos que partían y tener un último recuerdo juntos, cómo no, inmortalizado en imágenes.

Las actividades

La coordinadora de actividades se encarga de hacer un programa mensual. Cabe destacar partidos de fútbol, visitas a museos y otros lugares turísticos de la ciudad, salidas a bares y restaurantes, excursiones (NY, Québec, Montreal, Ottawa, Cataratas del Niagara, Chicago, etc), “thirsty Travellers” (pequeñas fiestas enel student lounge), concursos, etc.Mi estancia coincidió con Halloween, asi que hicimos lo propio disfrazándonos todos: estudiantes, profesores y equipo de la escuela. Las actividades son divertidas, educativas y culturales. A mi me sirvieron también para hacer nuevas amistades.

La ciudad

¿Qué decir de Toronto? Es una ciudad maravillosa. Desde un primer momento llamó mi atención su arquitectura. Esa extraordinaria mezcla de casas e iglesias antiguas con rascacielos súper modernos. Desde la CN Tower se disfruta de una maravillosa vista de la ciudad y del lago Ontario, que más que un lago ¡parece un mar por lo grande que es!. Tampoco dejéis de visitar “Toronto Island”, un maravilloso espacio natural con parques, playas, etc., desde el que disfrutar de una maravillosa vista de la ciudad.

Conclusiones

Mi estancia en Toronto ha sido una de las mejores experiencias de mi vida. No solo fue una experiencia muy gratificante a nivel formativo, ya que mejoré muchísimo mi nivel de inglés sino también a nivel personal. Volví con la mente más abierta y no solo con más amigos sino con una gran familia repartida por todo el mundo. He vivido experiencias y he conocido a gente que jamás olvidaré.

También tengo que decir que hice una buena elección yéndome con Speak&Fun: han sabido recomendrme un destino perfecto que se ajuto a mis expectativas. La escuela Sol School Toronto es genial, con muchísimos estudiantes, por lo que tienes la posibilidad de mezclarte con otras culturas, lo que te obliga a olvidar tu lengua materna y hacer uso del inglés continuamente (cosa que en otras escuelas más pequeñas que he conocido en la misma ciudad no ocurría).

Por todo ello quiero agradecer al equipo de Speak&Fun  su gran ayuda y asesoramiento tanto a la hora de elegir destino y escuela como durante toda mi estancia. También a todo el equipo la escuela en Toronto y a todas las personas que he conocido y que ahora puedo llamar AMIGOS por los grades momentos vividos juntos.

¡Gracias a todos!

Experiencia 100%recomendable: sea cual sea tu nacionalidad, cultura o edad.

 

Pero esta experiencia también ha tenido un aspecto negativo, algo que no me gustó nada, y esto es “que se acabó”…