Marta en la oficina de Speak&Fun

La llegada

En el aeropuerto es fácil encontrar el puesto de información turística, coger un mapa y buscar el autobús que te lleva a la estación de tren de Temple Meads (3º parada) a sólo 5 minutos a pie de la escuela BLC y muy cerca del centro de la ciudad.

 

La ciudad

Bristol es una de las ciudades más templadas de Inglaterra. El río Avon la atraviesa de punta a punta llenándola de vida. Además cuenta con importantes festivales de música, deporte, eventos sociales y algunos tan espectaculares como el Festival de Globos Aerostáticos. Sus calles están siempre repletas, con mucho ambiente, música en directo y al ser una ciudad no demasiado grande, casi puedes ir a cualquier sitio andando y disfrutando de su paisaje. ¡Me encantó ese primer domingo de adaptación perdiéndome por sus calles!

 

La escuela 

 

BLC está frente a la Iglesia St. Mary Redcliffe. En sus 3 plantas encontré un ambiente muy bueno y totalmente internacional, eso sí,  ¡allí sólo se puede hablar en inglés!

El primer día toman tus datos para el carné de estudiante con un código para acceder a la plataforma online donde hay ejercicios y actividades extras para seguir mejorando tu inglés. Después del test inicial, con prueba escrita y oral, te asignan una clase y horario. Todos los lunes hay Club de Conversación y, además, el programa de actividades de tarde para que los estudiantes se conozcan, compartan su  tiempo libre y continúen practicando inglés. 

Cada aula tiene el nombre de una ciudad inglesa. El equipo de profesores me parecieron unos profesionales estupendos que enseñan de manera muy dinámica y entretenida. Hay Wifi para conectarte con el móvil y sino la sala de ordenadores está a tu disposición. Me gustó mucho la zona común tipo student lounge, entre clase y clase, me acerca a la pequeña cocina para calentarme un té y comprar algún  snacks para coger fuerzas.

Cuando terminaban mis clases me iba al centro a sólo 10 minutos ¡queria aprovechar al máximo! Os recomiendo parada en Queen Square y su magnífico césped, donde seguro te encuentras a compañeros echando el rato, como me pasó a mí.

 

ALOJAMIENTO

Yo elegí familia porque quería practicar inglés el máximo posible y también experimentar en primera persona la cultura y vida cotidiana inglesas. La mayoría de las familias están a 20 minutos en bus en tranquilos barrios residenciales como Totterdown o Bedminster.

Yo tuve la suerte de alojarme con una familia en Totterdown, a la que estaré siempre agradecida por su amabilidad y todo el cariño que me demostraron ¡en solo una semana! Me invitaron a una fiesta de cumpleaños, participé en la famosa carrera 10K de  Bristol, subí al Cliffton Bridge en bicicleta, viajé a Bath, disfruté sus estupendas comidas inglesas y compartí increíbles momentos.

Una experiencia 100% positiva. Aunque uso el inglés en mi trabajo cada día después de mi semana en familia noté una mejora cualitativa importante ¡Sin contar con la cantidad de buenos recuerdos que he vuelto!

 

ACTIVIDADES

La escuela propone planes de tarde y algunos fines de semana organizan viajes a otras ciudades como Bath (Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, si vas a Bristol ¡es visita obligatoria!), Oxford o Cardiff. Y si no te interesan demasiado las actividades que propongan, seguro que en la escuela encuentras compañeros para aprovechar al máximo tu tiempo libre.

Lugares que no puedes perderte: el Puente Colgante de Cliffton, un paseo por el barrio de Cliffton y un descanso en su parque, la Catedral y el Ayuntamiento en College Green, desde donde puedes subir por Park Street hasta la Universidad de Bristol, y cómo no, picar algo en algunos de sus restaurantes o tomar una copa en pubs con música en directo.

Otra de las atracciones de la ciudad es el arte callejero. Bansky es uno de los grafiteros más importantes del mundo, reconocido por sus críticas pinturas urbanas que no dejan indiferente a nadie. En Bristol encontrarás impresionantes grafitis suyos y de otros artistas.  

En el mercado de St Nicholes podrás comer todo tipo de comida fresca, natural y bastante económica ¡No olvides probar la sidra! Exquisita.

Fecha de publicación: