París

Existen diferentes modelos de exámenes de francés. Por un lado, están los de la Escuela Oficial de Idiomas, que tiene seis niveles, de acuerdo con el estándar europeo. Por otro, tenemos los de la Alianza Francesa, donde los diplomas más conocidos son el DELF (Diplôme d'etudes en Langue Française) y el DALF (Diplôme approfondi de Langue Française). Estos últimos son los que mayor reconocimiento internacional tienen y los que más interesante resulta obtener.

Si te preguntas cuál es el mejor método para conseguir sacarte alguno de estos exámenes, deja que te demos algunos consejos.

Qué hacer para aprobar el DELF y/o el DALF

Para aprobar los exámenes de francés y obtener el diploma oficial, hay que estudiar, no te vamos a engañar. Sabemos que muchos estudiantes de este idioma dedican horas y horas preparando los exámenes y no siempre tienen muy claro que los vayan a aprobar, especialmente los que tienen menos tiempo.

Una de las formas de hacerlo es, evidentemente, preparando con libros de texto para aprobar el DELF o el DALF y hacer muchos exámenes, hasta tratar de aprobarlos. Hacer esto por tu cuenta puede ser sencillo si estás motivado y llevas una buena disciplina, pero muchos estudiantes necesitan la ayuda de un profesor.

Sin embargo, nos hemos dado cuenta de que hay un método mucho mejor para sacarse estos exámenes. Se trata de hacer un viaje a Francia en el que hagamos un curso para obtener el DELF o el DALF, donde podremos contar con algunas ventajas adicionales a si lo intentamos desde España o por nuestra cuenta.

Viendo las experiencias de muchos estudiantes que han ido a Francia para practicar el francés, nos hemos dado cuenta de que mejoran notablemente su nivel de pronunciación, además de aumentar mucho el vocabulario y la soltura a la hora de expresarse en este idioma. Actualmente, se pueden hacer cursos de preparación DELF y DALF en ciudades como Biarritz, Niza, Lyon, Montpellier o Burdeos.

En Francia estás usando el francés a todas horas. Tu cerebro acaba pensando en francés, los letreros están en francés, conoces gente francesa. Estás en pleno proceso de “inmersión lingüística”, lo que incrementa mucho tus probabilidades de aprender y, por supuesto, de aprobar estos exámenes.

Lo bueno además de hacer un curso preparatorio para el DELF o el DALF es que podrás contar con la ayuda de profesores nativos que te ayudarán en lo que necesites. No te arriesgas a presentarte al examen hasta estar seguro de que lo puedes conseguir. Y además, irán limando esos pequeños detalles que muchas veces pasan desapercibidos cuando practicas el francés con gente que no es nativa.

¡Navega por la web y descubre las escuelas de francés en las que te puedes preparar para aprobar el DELF o el DALF!

Fecha de publicación: